Renault pide tranquilidad

Los sindicatos de Renault España pidieron hoy tranquilidad y cautela a los trabajadores de los centros en el conjunto del país y aseguraron creer la versión ofrecida por la firma gala sobre el caso de los vehículos revisados por las emisiones de CO2, para los que la compañía del rombo y el Gobierno francés aseguran que en las verificaciones “no existen elementos de trucaje”.

El responsable de CCOO en Renault España, Rubén González, recordó que ayer solicitaron explicaciones a la Dirección tras salir la noticia y, tras conocer el comunicado interno, a lo largo de la jornada de hoy la empresa ha transmitido que estos test comenzaron por la polémica de Wolkswagen, ya que el Gobierno de François Hollande eligió vehículos de todas las marcas francesas, entre ellas 11 de Renault.

“A partir de ahí se concluye que Renault no tiene software trucado y que cumple con la legalidad en cuanto a emisiones”, comentó González, quien sí sostuvo que la firma reconoce el desfase existente “entre la homologación en fábrica y la vida útil del vehículo”. Sin embargo, comentó que este extremo “no es nada nuevo”, ya que a finales del pasado año Renault ya trataba este tema. De hecho, al término de la Cumbre de Clima de París anunció la inversión de 50 millones para I+D+i para corregir este desfase.

“No tenemos razones para no creer a la Dirección”, espetó el responsable de CCOO, quien se mostró convencido de que la marca cumple la normativa en homologación de motores y “no tiene nada que ver con el caso Wolkswagen”. “Ante estas noticias, la gente está tranquila y seguiremos con nuestro trabajo como hasta ahora”, sostuvo.

Por su parte, la coordinadora de UGT en Renault España, Laura del Ser, comentó que no existen novedades desde ayer y reiteró que en los vehículos analizados por el Gobierno galo en la marca del rombo “no hay ningún dispositivo fraudulento y todos cumplen las homologaciones que marca la ley”. “Es una noticia tranquilizadora para nosotros ante la intranquilidad generada ayer”.

En este sentido, lanzó a los trabajadores también un mensaje de tranquilidad y abogó por “seguir trabajando fabricando nuestros vehículos y motores”, ya que entendió perfectamente la preocupación que existe en el sector desde que en septiembre salió a la luz el “escándalo” de Wolkswagen. Sin embargo, aplaudió la acción de Renault, “que tuvo una reacción muy rápida, porque dos horas después salió con un comunicado para aclarar todo”.

Deja un comentario