«Metamorfosis» en Renault para «una nueva era»

Ical. El director general de Renault Group, Luca de Meo, protagonizó hoy en Francia el Capital Market Day, una jornada “importante” en la cual presentó una actualización sobre la estrategia del Grupo y los objetivos financieros a medio plazo del Plan Renaulution. Así, explicó que la compañía afronta su “metamorfosis” con “perspectivas financieras sólidas” y con “dinámicas muy positivas” para entrar en “una nueva era” y convertirse en un “grupo automovilístico de nueva generación”. “La Renaulución funciona, y más rápido de lo que pensábamos inicialmente”, señaló en alusión al plan de recuperación que emprendieron hace 18 meses, cuando se encontraban “en una de las crisis más profundas” de sus más de 120 años de existencia.

Esta nueva organización permitirá a Renault Group captar el valor de nuevos ‘profit-pools’ (estimados por fuentes externas en unos 220.000 millones de euros en 2030, frente a los 110.000 millones actuales). Para aprovechar las oportunidades en estos mercados y adaptarse al entorno actual, la entidad creará crea organizaciones dedicadas, transformará su cartera de negocios explotando cadenas de valor estructuralmente más rentables y aprovechará un enfoque horizontal y ecosistémico para cocrear, cofinanciar y ampliar las iniciativas estratégicas con socios de primer nivel.

“Atravesamos retos complicados en los últimos años, pero gracias al trabajo hoy estamos aquí para hablar de desarrollo. Pese a la compleja situación, hemos conseguido poner de nuevo a la empresa sobre los raíles. La situación nos obliga a reimaginar el modelo de negocio por completo, y lo vamos a hacer más rápido que el resto”, aseguró en declaraciones recogidas por Ical.

Para lograrlo, la entidad se apoyará en conceptos como “digitalización” y “transición energética”, con un “nuevo mantra” que será “agilidad y capacidad de innovar”, que les permitirá que “el próximo año todas las plantas de la compañía estén funcionando al cien por cien de su capacidad”.

De Meo aseguró que Renault Group abre el tercer capítulo de su plan Renaulution. “Tras la Resurrección y la Renovación, llega la hora de la Revolución”, sentenció, en alusión al objetivo de concentrar sus recursos en las cadenas de valor que surgen de la transformación de la industria del automóvil y la movilidad: “Pretendemos posicionarnos más rápido y más fuerte que la competencia en las nuevas cadenas de valor del automóvil: vehículo eléctrico, software, nuevas formas de movilidad y economía circular”, afirmó antes de añadir que “la apertura de hasta el 10 por ciento del capital a los empleados ayudará a fomentar una nueva cultura común orientada a la creación de valor”.

“Lo que el Grupo ha logrado en términos de transformación financiera en sólo dos años es notable y no nos detendremos aquí. Llevaremos nuestros fundamentos innegociables (valor por volumen, competitividad y eficiencia de capital) al siguiente nivel. Esta futura arquitectura empresarial nos permitirá mejorar nuestros resultados financieros, apuntando a la rentabilidad, a la generación de ‘free cash flow’ y al rendimiento del capital empleado al mejor de los niveles”, argumentó por su parte el director Financiero de Renault Group, Thierry Piéton.

Cinco empresas especializadas

Según detalló, Renault Group aspira a convertirse en un grupo automovilístico de Próxima Generación apoyándose en 5 empresas especializadas en las nuevas cadenas de valor. La primera de ellas es Ampere, el primer jugador puramente eléctrico y de software nacido de la evolución de un constructor automovilístico tradicional. “Ampere desarrollará, fabricará y comercializará vehículos particulares 100% eléctricos, con una tecnología puntera Software-Defined Vehicle (SDV). Con base en Francia, será un constructor automovilístico de pleno derecho con en torno a 10.000 empleados, impulsará la innovación con alrededor de 3.500 ingenieros (la mitad de ellos especializados en software) y tiene como objetivo producir alrededor de 1 millón de vehículos eléctricos para la marca Renault en 2031.

La segunda es Alpine, “una marca exclusiva, cero emisiones y mundial, con la carrera como ADN”. “Hoy en día, Alpine es una verdadera marca exclusiva, un fabricante completo, asset-light, centrado en la tecnología, con un equipo de 2.000 personas (la mitad de ellas, ingenieros). Alpine desarrolla una gama completamente nueva que apoyará su crecimiento y sus ambiciones internacionales y será totalmente eléctrica a partir de 2026”, añadió.

La tercera entidad es Mobilize Financial Services (MFS), construida alrededor de una financiera líder para abordar el nuevo mercado de servicios de movilidad, energía y datos, “una de las mejores financieras del mercado” con cuatro millones de clientes. MFS ampliará sus actividades tradicionales al tiempo que desarrolla nuevas actividades como la suscripción, el seguro y el leasing operativo. “Con el modelo Vehicle-as-a-Service (Vaas), Mobilize generará 3 veces más ingresos a lo largo del ciclo de vida del vehículo que con las ventas convencionales”, apuntó.

En cuarto lugar, se refirió a The Future Is Neutral, la primera empresa del automóvil consagrada a la economía circular 360°, desde el ciclo cerrado de materiales hasta el reciclaje de baterías. Con esta entidad, cuya creación se anunció el pasado 13 de octubre, el grupo confirma su “compromiso en la economía circular” y su reto de “avanzar por el camino de la neutralidad en recursos”.The Future Is Neutral cubre actualmente alrededor del 50 por ciento de la cadena de valor y se propone alcanzar más del 90 por ciento en 2030.

Y por último, se refirió a Power, para señalar que “el corazón de la actividad tradicional de Renault Group continuará desarrollando vehículos innovadores de combustión interna e híbridos de bajas emisiones bajo las marcas Renault, Dacia y Renault LCV”. “Los vehículos térmicos e híbridos representarán hasta el 50 por ciento de las ventas mundiales de turismos en el horizonte de 2040. El desarrollo de tecnologías eficientes en este ámbito es esencial para el futuro de cualquier fabricante de automóviles mundial. Por ello, Renault Group se centra en el desarrollo de su actividad principal, con el lanzamiento de una gama totalmente nueva vehículos Renault de combustión e híbridos (turismos), Dacia y LCV”, detalló.

Crecimiento global

En su exposición, De Meo explicó que pese al fuerte aumento de la oferta de vehículos eléctricos, los vehículos con motor de combustión seguirán creciendo, sobre todo fuera de Europa. Por ello, la marca Renault seguirá estando presente en los mercados de vehículos de combustión e híbridos, especialmente en América Latina, India, Corea del Sur y África del Norte. “Las ventas de turismos Renault térmicos e híbridos seguirán creciendo una media del 2 por ciento anual durante el periodo 2022-2030”, auguró. Por ello, para avanzar en el mercado en todas las regiones, Renault continuará su ofensiva en el segmento C, aumentando los ingresos netos en un 20 por ciento y el margen sobre los costes variables en un 30 por ciento entre 2022 y 2030.

En cuanto a Dacia, señaló que ya genera un margen operativo superior al 10 por ciento y pretende alcanzar el 15 por ciento en 2030. Para lograrlo, el actual líder en el segmento B” se lanzará, de forma inteligente, al segmento C”. “Tras este año con Jogger, Dacia Bigster encarnará este movimiento en el segmento C y le seguirán otros dos vehículos, duplicando su beneficio acumulado”, explicó. En ese sentido, Dacia contribuirá a reinventar la cadena de valor térmica a través de la cooperación con el proyecto Horse mediante el desarrollo de motorizaciones innovadoras adaptadas a los combustibles alternativos y sintéticos.

Objetivos económicos

Según explicó De Meo, Renault Group confirma sus perspectivas financieras para el año 2022, con un margen operacional del Grupo superior al 5 por ciento y un ‘free cash-flow’ operacional del Automóvil superior a 1.500 millones de euros. En cuanto a sus perspectivas de futuro, contempla un margen operacional superior al 8 por ciento en 2025 y superior al 10 por ciento en 2030; y un ‘free cash-flow’ superior a 2.000 millones de euros al año de media en 2023-2025, y superior a 3.000 millones de euros al año de media en 2026-2030.

En cuanto a la política de dividendos, el grupo prevé restablecer el pago de un dividendo a partir de 2023 (para el ejercicio 2022, sujeto a la aprobación de la Junta General de Accionistas). Esta política de dividendos es una primicia para Renault Group. La tasa de distribución aumentará gradualmente y de forma disciplinada hasta el 35 por ciento del resultado neto – participación del Grupo, en el medio plazo. Para ello, el Grupo deberá alcanzar su principal prioridad: volver a una calificación crediticia Investment grade.

Entradas relacionadas

Deja un comentario