Los talleres de los concesionarios oficiales de vehículos facturaron 229 millones en Castilla y León en 2018

La actividad de taller en los concesionarios oficiales de vehículos en Castilla y León les permitió facturar el año pasado 229 millones de euros. En total se realizaron 536.139 intervenciones en los talleres oficiales castellanos y leoneses atendiendo a un parque de 366.733 vehículos, según datos que recoge el “Libro blanco de la distribución” y que se presentó hoy en el II Observatorio de la Posventa Oficial, celebrado dentro de Motortec Automechanika y organizado por la patronal de los concesionarios, Faconauto.

En el pasado ejercicio, a nivel nacional, los talleres oficiales realizaron 11.449.625 intervenciones atendiendo un parque de 7,6 millones de vehículos. Esta cifra les permitió facturar 1.652 millones de euros en mano de obra, de los que 876 correspondió a mecánica y 776 a pintura. El resto de la facturación de esta parte del negocio de los concesionarios provino de la venta de recambios: 3.311 millones de euros.

Los datos presentados en la jornada, que renunió a 200 profesionales del sector, volvió a poner de manifiesto que la posventa oficial en España se nutre principalmente del parque de menos de cinco años, que le proporciona el 57,6 por ciento de los vehículos que reparan y el 73 por ciento de la facturación de sus talleres.

Por otro lado, también a nivel nacional, los talleres oficiales dieron empleo el año pasado a 63.403 personas, lo que supone el 44 por ciento del empleo total del sector en España, con una media de 14 trabajadores por taller.

Previsiones para 2025

El futuro de la posventa oficial en España está muy vinculado a cómo se desarrolle la nueva movilidad en los próximos años y a cómo impacte sobre el parque y su antigüedad. Según las previsiones que recoge el “Libro blanco de la distribución”, en 2025 los coches eléctricos sólo supondrán el 1,6 por ciento de los coches que circulen por España, los híbridos el 7,2 por ciento, los autónomos el 0,6 por ciento, los que incorporan sistemas de asistencia a la conducción en su nivel 3 (ADAS 3) serán el 16,3 por ciento, mientras que los destinados al carsharing serán el 0,8 por ciento del parque.

Con esta configuración del parque, según Faconauto, el futuro de la posventa oficial es “prometedor”, ya que seguirán dominando las intervenciones de los coches más jóvenes, que son los que utilizan más mantenimiento y a un mayor coste. En 2025, el parque atendido por los talleres de los concesionarios crecerá un 19 por ciento (9,4 millones de vehículos), lo que les permitirá incrementar su facturación hasta los 6.300 millones de euros, un 28 por ciento más que el dato de 2018. Este buen indicador también se debe a que el coste medio de reparación pasará previsiblemente de los 433 euros a los 453.

El presidente de Faconauto, Gerardo Pérez, explicó que “la nueva movilidad impactará sobre la posventa de los concesionarios y ya lo está haciendo, pero como muestran nuestras previsiones para 2025, la transición será más progresiva de lo que se piensa, lo que quiere decir que tenemos tiempo para adaptarnos”.

Pérez comentó que en ese proceso, parece que la posventa “se convertirá en un negocio lleno de oportunidades, ya que la facturación puede mejorar en chapa y pintura o incluso en mecánica en función de la tecnología de la que hablemos”.

“Eso implica, claro está, que empecemos a digitalizar procesos para buscar la máxima eficiencia y también para poder tener una relación privilegiada y proactiva con nuestros clientes, gracias a la llegada de los coches autónomos y conectados”, dijo.

Faconauto recordó la importancia que tiene el trabajo de la posventa oficial para asegurar un correcto estado del vehículo. Asimismo, indicó que el mantenimiento es especialmente clave en un país como el nuestro, con un parque muy envejecido. Según datos de Faconauto, la edad media de los coches en circulación ha alcanzado los 12,3 años, mientras que el 31,7 del parque supera los 15 años de media.

En este sentido, la patronal de los concesionarios constató que el fomento de los vehículos de bajas emisiones o de un correcto mantenimiento no es suficiente para mejorar la calidad del aire o la siniestralidad en las carreteras, para lo que serían necesarios planes para sanear el parque circulante.

 

Deja un comentario