Las dudas sobre el futuro del gasóleo hacen descender su consumo un 6% en el primer semestre en Castilla y León

Los mensajes del Gobierno sembrando dudas sobre el futuro del diésel no sólo han impactado directamente sobre las ventas de los fabricantes de automóviles sino que también han condicionado de lleno el consumo de este tipo de carburantes, según denuncian desde la Agrupación de Vendedores al por menor de Carburantes y Combustibles de Castilla y León (Avecal). No en vano, el consumo de Gasóleo A en la Comunidad descendió un 6,1 por ciento durante el primer semestre del año respecto al mismo periodo de 2018, hasta las 859.784,8 toneladas. En cifras absolutas, el parque automovilístico redujo su consumo en 55.500 toneladas en seis meses.

Por el contrario, la venta de gasolina, 95 y 98, registró un aumento del 3,4 por ciento respecto al año pasado y llega ya a las 132.234,2 toneladas. En concreto, el consumo de gasolina de 95 experimentó un crecimiento del 3,5 por ciento, acompañando el aumento de las ventas de estos vehículos. Esta subida relativa reflejó un aumento absoluto de 4.160,7 toneladas, durante los primeros seis meses respecto al año pasado, hasta las 123.945,5 según los datos facilitados por la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores).

En cuanto a la gasolina de 98, en el primer semestre del año se registró un consumo en la Comunidad, de 8.288,7 toneladas, lo que supone un aumento del tres por ciento respecto al año anterior, con 242,2 toneladas más.

Estos datos revelan, no obstante, que el combustible que se gasta mayoritariamente sigue siendo el diésel, cuyo consumo multiplica casi por ocho el de la gasolina. O lo que es lo mismo, del consumo total de ambos combustibles, el 87 por ciento corresponde al diésel, frente al 13 por ciento de la gasolina.

Cabe destacar que pese al descenso que sufrió el consumo del Gasóleo A, el más refinado empleado para transporte, el de Gasóleo B, utilizado fundamentalmente para maquinaria agrícola, creció un 1,1 por ciento, hasta un total de 315.520,7 toneladas en la Comunidad.

Una situación provocada por el Gobierno

El presidente de Avecal, Rafael Pizarro, destacó, en declaraciones a Ical, que las estadísticas muestran una situación provocada por “la política del Gobierno al demonizar el diésel, cuyas últimas generaciones de motores para este combustible contaminan menos que los vehículos de gasolina”. Además, criticó que con esos mensajes se provoca un trastorno al “propio ciudadano al no saber que turismo comprar, pero también a la industria”.

Pizarro subrayó que “las cosas hay que hacerlas con sentido común e informar bien”, dado que los datos técnicos que “no son partidistas certifican que el diésel contamina menos”.

Tendencias ‘eco’

Respecto a la nueva tendencia ‘eco’ y la entrada en el mercado automovilístico del movimiento eléctrico, Pizarro destacó que “es maravilloso, pero hay que mirar río arriba y abajo contando las cosas al usuario”. En este sentido, el presidente de Avecal mencionó que para fabricar una pila, que ronda los 700 kilogramos, es necesario utilizar litio o cobalto, unos minerales “monopolizados por cuatro o cinco países”, sin olvidar “la mano de obra de las minas”. Por otro lado, se establece el interrogante sobre qué hacer cuando la batería no tenga utilidad, dado que, su vida ronda los nueves años, pero baja hasta los cuatro con cargas rápidas.

Además, el estado de bienestar entra en juego debido a los impuestos especiales, los cuales han aportado a las arcas públicas más de 21.000 millones de euros. El problema viene para “recaudar parte de ese dinero con el coche eléctrico desde los hogares a día de hoy”, aseguró Pizarro, quien añadió que “la mayor parte de la energía la importamos de fuera”.

Por último y volviendo a los gasóleos y su penalización, Rafael Pizarro se preguntó qué va a hacer el Estado con “los camiones, tractores, aviones o las calderas de calefacción que trabajan con diésel”, ya que los vehículos pertenecientes a familias “equivalen sólo al 24 por ciento”, apostilló.

Provincias

Por provincias, en cuanto al diésel, se redujo su consumo en ocho de las nueve provincias, en Burgos (140.688), un 14,8 por ciento; en Segovia (56.546), un 8,2 por ciento; en Palencia (56.259), un 7,8 por ciento; en León (142.431), un 7,1 por ciento; en Salamanca (133.522), un 5,6 por ciento; en Ávila (44.755), un 2,5 por ciento; en Zamora (101.806), un 2,1 por ciento; en Soria (46.939), un 1,3 por ciento. En Valladolid (136.833 toneladas consumidas), por el contrario, se elevó un 1,1 por ciento.

En cuanto al consumo de gasolina 95 y 98, sólo se redujo entre enero y junio en Burgos (20.613 toneladas), un 1,4 por ciento; y se elevó un diez por ciento en Ávila (9.552); un 9,1 por ciento en Palencia (9.391), y un 6,8 por ciento en Soria (5.552). Asimismo, subió un cinco por ciento en la provincia zamorana (9.978), un 3,9 por ciento en Valladolid (25.639); un 2,7 por ciento en León (24.608); un 2,6 por ciento en Segovia (10.420); y un dos por ciento en Salamanca (16.476).

Deja un comentario