El Gobierno permitirá vender coches históricos diésel o gasolina en 2040

Los vehículos históricos estarán excluidos del deseo del Gobierno de prohibir la venta y la matriculación de coches y furgonetas con propulsión a diésel, gasolina, híbridos o con gas natural en 2040, es decir, los que generen emisiones directas de dióxido de carbono (CO2).

Así se recoge en el borrador del anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, en el que viene trabajando el Ministerio para la Transición Ecológica desde la llegada de Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno y que el Consejo de Ministros aprobará antes de que termine este año, iniciándose así la tramitación parlamentaria.
Esta ley es probablemente una de las piezas centrales de la acción del Gobierno en esta legislatura y tiene como finalidad enviar señales claras, certidumbre y confianza a las administraciones públicas, empresas, inversores y ciudadanos, según fuentes del departamento dirigido por Teresa Ribera.
La norma incluye como objetivos nacionales para 2030 reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 20 por ciento con respecto a 1990 (actualmente están un 17 por ciento por encima), que un 35 por ciento del consumo de energía final proceda de fuentes renovables, que el sistema eléctrico tenga al menos un 70 por ciento de generación a partir de energías renovables y que la eficiencia energética llegue a al menos un 35 por ciento.
Esos objetivos son más ambiciosos para 2050, cuando las emisiones deberán reducirse en al menos un 90 por ciento en relación a 1990 y el sistema eléctrico se base exclusivamente en fuentes de generación de origen renovable, es decir, a mediados de este siglo la electricidad será 100 por 100 renovable.
El borrador del anteproyecto de ley, al que tuvo acceso Servimedia, abarca 43 páginas y cuenta con 31 artículos (repartidos entre ocho títulos), dos disposiciones adicionales, una disposición derogatoria y once disposiciones finales.
El texto dedica un artículo a “promoción de movilidad sin emisiones” y destaca que “a partir del año 2040 no se permitirá la matriculación y venta en España de turismos y vehículos comerciales ligeros con emisiones directas de dióxido de carbono, excluidos los matriculados como vehículos históricos, siempre que se destinen a usos no comerciales”.
Coches de más de 30 años 
El pasado 20 de mayo entró en vigor de un real decreto que regula la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), el cual considera vehículo histórico al fabricado o matriculado por primera vez con una antigüedad de al menos 30 años, si el tipo específico ha dejado de producirse y si se encuentra en su estado original y no ha sido sometido a ningún cambio fundamental en sus características técnicas o componentes principales, como el motor, los frenos, la dirección, la suspensión o la carrocería.
Así, los coches y furgonetas matriculados hasta 2010 y que cumplan con esos requisitos siendo de diésel, gasolina, híbrido o de gas natural pueden venderse a partir de 2040.
Por otro lado, el anteproyecto de ley subraya que la Administración General del Estado, las comunidades autónomas y los ayuntamientos adopatarán medidas “para alcanzar en 2050 un parque de turismos y vehículos comerciales ligeros sin emisiones directas de CO2”.
Además, los municipios de más de 50.000 habitantes deberán establecer “zonas de bajas emisiones” antes de 2023 (es decir, lugares donde se prime al peatón, la bicicleta, el transporte público y otras formas de desplazarse sostenibles en lugar de los coches).
El Gobierno estudiará establecer la Euroviñeta, un pago que se aplica a los vehículos pesados y que está permitido por una directiva de la Comisión Europea que ya está implantada en varios países de la UE. Este gravamen se aplica a los vehículos pesados de transporte de mercancías de más de 3,5 toneladas por el uso de determinadas infraestructuras.

 

Deja un comentario