El director general de Renault apuesta por la producción de híbridos y enchufables en la comunidad

Ical. La extensión del nuevo plan industrial de Renault para Valladolid y Palencia dependerá de la competitividad que se consiga en la negociación del nuevo convenio de la compañía que el día 19 retoma sus negociaciones, según expuso hoy el director general de la compañía Luca de Meo, quien aseguró que tiene “mucha confianza” en estas plantas, “que hoy son competitivas, pero en dos o tres años pueden no serlo”. El director general de Renault pudo compartir estas impresiones con su majestad el Rey Felipe VI.

Luca de Meo, quien reiteró que la situación del mercado y del grupo “es complicada”, explicó que están diseñando el futuro de la compañía para los próximos seis años, “que espero que no sea como la de los últimos cuatro o cinco” y señaló que hay ideas para implantar en España, como el sustituto de Kadjar, que se pondrán en marcha “si encontramos las soluciones para poder ser competitivos”. En este sentido, apostó por “aprovechar” en las plantas de Valladolid y Palencia la tecnología E Tech para la construcción de vehículos híbridos y enchufables y la posibilidad de utilizar una misma plataforma para la fabricación de diferentes modelos.

No obstante, preguntado por la posibilidad de no llegar a un acuerdo en la negociación del convenio, se limitó a señalar: “entonces, tomaremos nuestras decisiones”. En este sentido, el vicepresidente ejecutivo del grupo, el vallisoletano José Vicente de los Mozos, recordó que existe sobreproducción de vehículos en Europa y que las fabricaciones “pueden ser en España o en otras plantas”.

Deja un comentario