El Museo de Historia de la Automoción de Salamanca prepara una exposición especial sobre el SEAT 600

El Museo de la Historia de la Automoción de Salamanca prepara para los meses de verano un homenaje al SEAT 600 a través de una recopilando de los mejores ejemplares existentes en España. De este modo, celebrará los 60 años de la fabricación de este automóvil que “logró convertirse en una leyenda en la historia de la automoción del siglo XX”. Por ahora la muestra cuenta con las piezas más conocidas y comercializadas del modelo.

“El seis, el 60 y el 600 fueron números muy especiales” en la ‘Sociedad Española de Automóviles de Turismo’. Seis fueron los diferentes modelos fabricados del SEAT 600, que cuenta con 60 años de historia y 600 millones de pesetas los que constituyeron el capital inicial de la empresa SEAT. Además, 600 fue la primera cilindrada del modelo original y el 600 fue considerado como el vehículo que cambió los hábitos de la sociedad española el pasado siglo.

El 8 de junio de 1957 se matriculó por primera vez un SEAT 600 y dio comienzo al nacimiento de “uno de los mitos de la historia de la automoción española”. Un vehículo que acompañó durante más de tres décadas a los españoles y que quedó relegado en la década de los años 80, a un mero recuerdo. En la actualidad existen un gran número de unidades recuperadas de este vehículo, en manos de coleccionistas.
Modelo inigualable

Según los expertos, se trata de un automóvil “inigualable y repleto de anécdotas”, que ayudó a toda una sociedad a emigrar del campo a la ciudad, contribuyó a generalizar las vacaciones costeras y fomentó la nacionalización del automóvil en todo un país.
Fue el segundo modelo fabricado por SEAT bajo licencia FIAT en la factoría de Barcelona. Entre sus principales características destacaban su carrocería monocasco con dos puertas, asientos abatibles, un motor situado en la parte trasera del vehículo y distintos elementos mecánicos propios de los vehículos de la época, como la suspensión independiente, ballesta transversal, brazos oscilantes y amortiguadores hidráulicos telescópicos de doble efecto, frenos de tambor a las cuatro ruedas y dirección de tornillo sin fin.

Tras 17 años de fabricación, en 1973, dejó de fabricarse el SEAT 600, sin embargo su utilización habitual perduró durante más de 15 años, conservándose en la actualidad por coleccionistas. Esta exposición prevista para este verano cuenta con el apoyo de Club 600 Charro así como de otros coleccionistas salmantinos.

Fuente: Ical

Deja un comentario