¿Diésel o gasolina?

¿Qué interesa más, un coche diésel o gasolina? Las cifras de ventas demuestran que cada vez más conductores apuestan por los segundos.

A día de hoy según recoge un estudio de Ato Bild.es los coches diésel y gasolina están más igualados que nunca. “Durante el primer semestre de año, hasta el último día de julio de 2017, el 45,7% de todos los turismos matriculados en España contaban con motorizaciones de gasolina mientras que un 49,9% disponían de propulsores diésel (el 4,4% restante corresponde a vehículos híbridos o eléctricos).”

Comparados con el año anterior la igualdad es más que evidente, “pues en ese caso veremos que cerramos el 2016 con unos porcentajes del 40,2% para los gasolina y del 56,8% para los diésel. Esto demuestra que la tendencia está cambiando, que los compradores están empezando a cambiar de mentalidad apostando por motores de gasolina.”

El escándalo de las eminiones Volkswagen algo ha tenido que ver desde luego, “que sacó a la luz los problemas a los que se enfrentan los fabricantes para poder cumplir con las normativa de contaminación con los motores diésel y que, para el usuario, se traduce en coches técnicamente más complejos. Vale que gastan menos combustible, pero sus dispositivos para cumplir con los límites de emisiones significan que comparativamente son más caros de mantener que un vehículo de gasolina equivalente.”

“Pero seguro que también ha contribuido a este cambio la batalla contra los diésel que libran algunas ciudades, que en algunos casos, han advertido a sus ciudadanos que llegado cierto punto los vehículos más contaminantes no podrán acceder a los centros urbanos. Está claro que elegir un coche diésel todavía tiene mucho sentido, como por ejemplo, para aquellos que realicen muchos kilómetros al año o para los que necesiten mucha fuerza por transportar mucha carga.”

De nuevo el dilema

El diésel ya no es lo que todos los conductores buscan, según Auto Bild , “ahora más que nunca se enfrentan al eterno dilema de elegir entre un vehículo diésel o gasolina. Por norma general, los primeros suelen ser más costosos de adquirir que la versión equivalente con mecánica de gasolina, una diferencia de precio que es difícil de justificar (o de amortizar) a no ser que realices una gran cantidad de kilómetros anualmente.”

A todo esto hay que sumar que generalmente el mantenimiento de los coches diésel es más costoso que el de los gasolina equivalentes, sobre todo debido a su mayor complejidad técnica: de media su mantenimiento te costará unos 640 euros adicionales a lo largo de un periodo de 10 años. Pero es que además los seguros de coches suelen ser más costosos en los diésel que en los gasolina, alrededor de unos 50 euros anualmente. Así que siendo más caros de adquirir, mantener y asegurar, cada vez es más difícil justificar la compra de un coche diésel.

Deja un comentario