Cristina Juarranz, la motera soriana

 

ICAL Serena, afable y con sonrisa contagiosa. La soriana, Cristina Juarranz parece una chica delicada y sencilla, sin embargo, cuando se pone su traje y se monta en su GS-500 se transforma en una mujer fuerte y decidida que aspira a llegar a lo más alto en el mundo del motociclismo. Empezó hace un año a competir y actualmente está inmersa en completar la última prueba del Campeonato de Motociclismo de Velocidad de la zona norte y aragonés, que se celebrará en Los Arcos (Navarra) el próximo 26 de octubre. Compite en la categoría junior, y se sitúa en segunda posición en la zona norte y primera en el aragonés.

Su afición por el mundo del motor la arrastra desde que no levantaba un palmo, no en vano, su máxima era tener 18 años para poder sacarse el carnet de conducir y poder “pilotar” su propio vehículo. Sin embargo, cuenta que su verdadera afición por las motos llegó cuando su compañero de equipo y pareja sentimental, Aurelio Hernández, le dio una vuelta en su moto. “Me gusto tanto que pensé que sería más divertido aún si la conducía yo. Desde entonces no me he bajado de ella”, relata para puntualizar que, a partir de ese momento, acudió a entrenar a un circuito con el objetivo de conocer el vehículo e ir más segura por carretera.

Los escasos entrenamientos que realizaba Cristina presagiaban los triunfos que alcanzaría si se dedicaba a ello. No en vano, ella reconoce que “es rápida y está al nivel de competición”. Los ánimos de sus amigos le impulsaron a seguir adelante en este deporte considerado por muchos “exclusivamente de hombres”, pero en el que cada vez participan más féminas, gracias también a que la Real Federación Española de Motociclismo se ha propuesto fomentar su incorporación  al  mundo del motor.

A este respecto, Cristina admite haber escuchado “comentarios desagradables” de algunos compañeros que no llevan bien que les gane una mujer, sin embargo, añade que en general es tratada con cariño y respeto. “En algunas carreras nos separan, sin embargo, yo pido competir con otros hombres. Ellos ya se han hecho a verme”, indica.

La piloto de motociclismo Cristina Juarranz

La moto que conduce pesa 200 kilos y el aguantar la presión de las fuerzas ‘G’ (gravitatorias) le obliga a estar en una buena forma física. Para ello,  la soriana entrena a diario y  acude a su trabajo de florista en la capital en bicicleta desde Golmayo. Además, cada vez que puede practica otro tipo de deportes como la natación y la escalada con el fin de mantener su condición física.  “El pasado fin de semana participe en una competición a nivel mundial entre universidades, una carrera que  me obligó a estar más de 100 minutos encima de la moto. Acabé destrozada”.

Otra cosa bien distinta es entrenar para competir, ya que supone un desembolso económico importante que Cristina puede permitirse a medias. De momento, ha conseguido que Caja Rural de Soria, a través del producto ‘Joven In’ le patrocine con una aportación anual de 8.000 euros. “El mundo del motociclismo es caro. Esta temporada he participado en cinco carreras y solo he ido en tres ocasiones a entrenar”, señala.

El objetivo de Cristina es conseguir competir en el Campeonato de España de Velocidad (CEV), una meta para la cual reconoce que tendrá que “trabajar duro” y un “respaldo económico importante”. De momento, la soriana espera llegar el próximo fin de semana con un triunfo a Soria. Lo demás llegará rodado.

 

One comment

  1. MILA dice:

    No tenía conocimiento :de tu afición , soy una Soriana de pueblo que tuve la suerte de niña de conducir una Gucci 75 , como me gustaban las motos ( me compraba la revista solo motos )con12,14 años hoy tengo 56 ,me ha hecho mucha ilusión saber tu historia ,
    Seré tu seguidora numero 1 iré a verte competir ,te deseo toda la suerte, tu puedes.

Deja un comentario